LLAMAMIENTO: Dejemos de tener MIEDO

Quiero hacer un llamamiento para todos los usuarios y profesionales de los sistemas alternativos para cuidar del bienestar.

Es hora de dejar de tener miedo.

Vivimos con miedo a lo que nos dirán en casa por elegir las plantas sobre las drogas.  A que nuestros amigos nos llamen “los hierbas”.  

A que siempre se refieran a nuestra forma de gestionar la salud con cierto tono de desprecio. 

Tenemos miedo de que nos nieguen la ayuda en los lugares donde se supone que nos deberían ayudar por derecho.  

Por derecho y por humanidad.

Porque, el que sabe ayudar a que otro deje de sufrir o mejore su vida no debería tener que callar por miedo.

La mayoría de las personas que he podido ver en estos 15 años como naturópata ocultaban a sus médicos o incluso a sus familias el hecho de que usaban plantas en lugar de los medicamentos que les habían recetado.

Tenemos miedo de que nos regañen.  

Miedo de que nos amenacen por elegir lo que creemos que es mejor para nosotros, independientemente de que nuestra alternativa nos permita tener un mejor nivel de vida.

Y esto no sólo nos afecta como usuarios:  Muchos profesionales tenemos miedo a contar públicamente lo que hemos conseguido con tanto esfuerzo y dedicación.  Miedo a que, al elegir las palabras incorrectas, terminemos con problemas legales, pese a que sean totalmente ciertas.  

Miedo a ser censurados, silenciados y a que nos incluyan en sus listas negras.

¿Qué es lo que queremos?

Queremos que se acepten nuestras decisiones.  

No queremos ser forzados a elegir entre la tradición y la tecnología.  No rechazamos los avances que hacen que cada vez sea más probable salvar la vida cuando ocurren accidentes o nuestro cuerpo pide ayuda.

Creemos en la ciencia.  No nos podéis hacer elegir entre creer en la ciencia moderna o en la sabiduría colectiva humana.

Todos, en realidad, queremos lo mismo.  Cuando estamos a solas, en silencio, en la intimidad.  Todos queremos dejar de sufrir.  Queremos disfrutar de nuestra vida con los nuestros.

Si hay alternativas para sentirnos bien, todos merecemos conocerlas y tener la opción de probarlas.

Somos muchas personas las que tomamos decisiones que van en contra de lo establecido para sentirnos mejor. 

No hacemos nada ilegal, pero nos hacen sentir como si estuviéramos en el límite.

Por eso hago este llamamiento para quienes tengan la experiencia o la intuición de que hay diferentes formas de hacer las cosas.  Sabemos que no siempre los métodos oficiales funcionan, así como tampoco las alternativas son infalibles.

Lo que queremos no es que ganen unos u otros

Lo que queremos es tener la libertad para informarnos, y la libertad para elegir nuestra forma de cuidar de nuestra salud, gestionar nuestra economía o elegir un método educativo adaptado a nuestras necesidades reales, y no a las exigencias de los mercados y sus sistemas deshumanizados.

Pero tengo una buena noticia: 

No pueden impedir que hablemos.

Podemos expresar lo que hemos aprendido, y nuestras propias experiencias.  

Podemos hacer saber a todo el mundo que nuestras decisiones no son sólo una moda, o pura rebeldía. 

Buscamos vivir de la mejor forma que sabemos y, en muchas ocasiones, obtenemos grandes resultados.  Cambios que todo el mundo apreciaría en su vida.

Pero esto no llegará muy lejos si dejamos que el miedo nos siga ocultando.  

Lo importante es que seas consciente de que eres LIBRE para elegir:

Puedes ser rico o pobre, y elegir tu forma de invertir tu dinero en lo que sea mejor para ti, libremente.  

Puedes ser médico o experto en terapias naturales, y ayudar a la salud de las personas, sin tener miedo a que te juzguen por usar métodos tradicionales junto a los avances más eficaces. 

Puedes ser periodista o influencer, y ser capaz de compartir los miles de testimonios, entre los cuales quizás esté el tuyo o el de tu familia o amigos, sin miedo a represalias o a perder oportunidades laborales.  

Puedes tener fama o ser anónimo, y elegir cuidarte naturalmente, sin miedo a que se extiendan rumores de que te han lavado el cerebro.

Por eso te llamo a ti, que has llegado hasta el final de este mensaje, para que seas consciente de que no debes sentir miedo por tomar tus propias decisiones.  

Para que sepas que somos muchos los que preferimos vivir a nuestra manera.  

Muchos más de los que algunos creen, y definitivamente muchos más de lo que a ciertos grupos y organizaciones, con ansia de poder y control, les gustaría.

Si actuamos de forma individual, podemos cambiar la forma en la que funcionan las cosas en nuestra casa o en nuestro trabajo.

Pero si dejamos de tener miedo, podemos cambiarlo todo.

Hagamos que se escuchen nuestras voces

Luis Rodero

Fundador de Te Gusta Cuidarte

Compartir:

Más artículos como este...