ENEAGRAMA: El eneatipo 3

EL TRIUNFADOR TRES.

Un Tres es el mejor empleado para su jefe, hasta que decide dedicar su vida altruístamente a los demás y descubre que el mundo no es una competición (Bruce Lee).

Cuando deja de estar muy enfocado en el éxito (para otros a los que rinde cuentas y adoración), empieza a trabajar para si mismo y se vuelve emprendedor colaborando con los demás, y ¡sin necesitar el aplauso de nadie!

Entonces se transforma en un Tres centrado, valorándose a sí mismo y desarrollando sus dones positivos.

Cuando conecta con su esencia, SERVIR a los DEMÁS, vive desde la honestidad, fidelidad y valentía creando proyectos para el bien común. Entonces le viene el éxito inesperado.

Antes del equilibrio, piensa que si no destaca o sobresale en algún ámbito, nadie lo tendrá en cuenta y que su valía como ser humano depende de sus triunfos profesionales y del estatus social alcanzado.

Un Tres descentrado da valor sólo a su nivel profesional. Adopta la imagen más conveniente para gustar y finge quien es, en función de quien tiene delante. Tiende a obsesionarse con la imagen, el éxito y el reconocimiento.

De tanto esconderse detrás de una máscara acaba por olvidarse de quien es verdaderamente . Y en el proceso se vuelve muy presumido, ambicioso y competitivo.

Su herida es que no se valora.

Su aprendizaje pasa por transformar su vanidad en autenticidad, valorándose por lo que es en vez de por lo que hace, tiene o consigue.

Cuando busca el equilibrio se empieza a preguntar ¿qué soy? y no ¿qué tengo?

Cuando se sigue a si y no a un jefe, surge la VALENTIA y los “VALORES que aportan VALOR”.

Entonces es admirado por su éxito social.

GRACIAS POR AYUDAR A LOS DEMÁS.

Comparte este artículo

Share on telegram
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on print

Suscríbete gratis al Club TGC