Aceites esenciales para sobrevivir a la navidad

En estos días he recibido varios mensajes con preguntas similares, voy a parafrasear un par de ellas:

  • Voy a tener a toda la familia en casa, ¿cómo hago para no volverme loca?
  • No sé cómo voy a llevar las fiestas… Tengo ansiedad sólo de pensarlo, ¿Qué aceites puedo usar?

Como he visto que era una pregunta recurrente, he pensado que voy a responder por este medio, así quizás haya algún lector más al que le pueda venir bien.

Vamos a analizar la situación como lo hacemos en nuestras sesiones: Veremos cuáles son los desequilibrios, Cuáles pueden ser las causas y, con un objetivo claro en la cabeza, haremos un plan, en este caso uno que nos pueda servir a la mayoría.

1: Desequilibrios

Las navidades suelen ser épocas en las que los anuncios y las películas nos “venden” una idea de paz, armonía, ayudar a los que lo necesitan… y al mismo tiempo nos enfrentamos a demonios propios y ajenos: miedos, estrés, tristeza y otros sentimientos similares aparecen en estas fechas con más fuerza.

Estos sentimientos encontrados pueden manifestarse en forma de ansiedad, insomnio o incluso transformados en síntomas físicos, como por ejemplo: acidez digestiva, falta de energía y dolores de cabeza.

2: Posibles causas

Desafortunadamente no tenemos los resultados del TGC System de cada uno de los que estáis leyendo este artículo, pero os puedo contar las causas más habituales que solemos encontrar:

  • Estrés financiero
  • Estrés por encontrarnos con miembros de la familia con los que hay conflictos sin cerrar
  • Estrés por sentir que no se tiene todo bajo control
  • Tristeza por saber que algunos seres queridos no estarán ahí

3: Objetivo

El objetivo es estar en calma y llegar a disfrutar de todo el proceso, sin molestias físicas, desde los preparativos hasta los momentos familiares, y la vuelta a la rutina posterior.

Nota: Hay algunos síntomas que aparecen a menudo, y pueden ser factores a mejorar, pero NO son nuestro objetivo, ya que no tratan de buscar el equilibrio sino de compensar y tapar los síntomas para “aguantar” esta época complicada, como por ejemplo: tener más energía (sin tener en cuenta lo que tu cuerpo necesita), dormir más horas (aunque sea de una forma artificial) o parar la cabeza (anestesiando los pensamientos).

4: Plan de Bienestar

Lo primero que sugeriremos es hacer algunos ejercicios sencillos para gestionar la energía. Puedes probar con respiraciones, meditación, Qi gong o unos sencillos ejercicios físicos, según tu preferencia. Os dejo algunos ejemplos con enlaces de invidious (youtube sin espías ni anuncios. Os pongo también los de YouTube por si acaso):

Algo que nos ayudará mucho es hacer algunos cambios en la dieta, especialmente si tenemos en cuenta que es muy probable que a final de año se nos vaya (un poco al menos) de las manos…

  • Evitar alimentos procesados y ultraprocesados, refrescos comerciales de cualquier tipo, dulces industriales, harinas refinadas. Estos pseudoalimentos nos hacen sentir cansancio, dolores articulares, embotamiento mental… entre otras cosas.
  • Reducir la cantidad de café y té negro. Podemos tomar diferentes infusiones durante el día, relajantes como la manzanilla o la tila, o tonificantes como algunas mezclas de plantas, rooibos y té verde. Puedes usar la Crema Budwig para tus desayunos y cenas, es una excelente opción.
  • Comer vegetales y hortalizas como la batata, la calabaza o zapallo, el calabacín o zucchini. Puedes comerlos asados, hervidos, en puré… Son alimentos que reconfortan.
  • Comer frutas, como frutos del bosque y cítricos, que ayudan a sentirse bien por su contenido en antioxidantes y sus aromas.

También podemos usar los aceites esenciales para poder sentirnos mejor en estas fechas señaladas. Aquí tienes algunas indicaciones que funcionan para la mayoría, aunque si tienes alguna situación especial, te aconsejo que contactes con tu mentor TGC o terapeuta:

  • En difusor: usa aceites esenciales que te hagan sentir “en casa”, como la canela, el clavo, naranja, mandarina, manzanilla, lavanda… Elige 1 o 2 aceites esenciales que te gusten y añade 2-3 gotas de cada uno por cada 100ml de agua en tu difusor ultrasónico. Puedes usar una fórmula más energizante durante el día, como por ejemplo alguno de estos dúos: laurel-limón, menta-limón, pino-eucalipto, tomillo-clavo. Por la noche, ayuda a que tu cuerpo y mente entren en un estado de relax con: lavanda-mandarina, manzanilla-naranja, eucalipto-limón o simplemente con unas gotas de ylang ylang o manzanilla.
  • Para uso tópico: agrega 2 gotas de aceite esencial de manzanilla romana o lavanda a tu loción corporal, o a 1 cucharada sopera de aceite vegetal, y aplícatela cada noche al acostarte sobre tus hombros, abdomen y plantas de los pies. Este aceite calmará tu sistema nervioso y tu sistema digestivo, y te ayudará a sentir como si el sueño te hubiera recuperado más por las mañanas (por cierto, si lo sientes es porque es así).

Con estas pautas, podrás notar que tu cuerpo, tu mente y tu energía están menos reactivas, dejan de estar tan a la defensiva. Pero es muy importante que tú seas consciente de todo el proceso. Trata de convertirte en “observador” de ti mismo varias veces al día. ¿Cómo son tus pensamientos? ¿Cómo sientes tu cuerpo? ¿Estás tenso o relajado? Cuando detectes tensión, detente unos minutos para respirar, oler tu mezcla de aceites esenciales, hacer algún ejercicio de respiración… O ve al jardín a interactuar con tus plantas, acariciar a tu mascota, o dedicar unos minutos a jugar con tus niños, sin juzgarlos ni pensar en nada más.

Por cierto, también puedes aprender muchas de las formas más eficaces que conocemos para equilibrar tu sistema nervioso en este taller de Alquimia, ¿No crees que sería un buen auto-regalo?

Hay muchas cosas que pasan a nuestro alrededor cada día, y en fechas como estas parece que se acumulan aquellas que más miedo nos dan. Pero no podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor. En cambio, lo que sí podemos hacer es hacernos conscientes de cómo reaccionamos a todo lo que hay en nuestra vida, y marcar nuevas pautas para que no nos afecte tanto.

Los aceites esenciales, los ejercicios o los suplementos son solo herramientas. Su propósito es ayudarnos a compensar temporalmente aquello que nos hace sentir mal, pero la solución duradera para sentirnos bien la tenemos en nuestros hábitos: desde lo más sutil como nuestros pensamientos hasta nuestra alimentación y lo que hacemos con nuestro cuerpo cada día.

Espero que, si has llegado hasta aquí, puedas dedicar un minuto para comentar cuando hayas probado alguna de las sugerencias de este plan de bienestar, y así me cuentas cómo te ha funcionado o si tienes algún otro “truco” que quieras compartir.

Sólo me queda desearte feliz fin de año y que 2024 sea uno de los mejores años de tu vida.

Abrazos,

Luis y todo el equipo de Te Gusta Cuidarte

Luis Rodero

Fundador de Te Gusta Cuidarte

Compartir:

Más artículos como este...